Nuevas percepciones de La Alhambra

Siempre me gustó pasear por La Alhambra de Granada. Hace más de quince años que visito este lugar, eso sí, con menos asiduidad de la que me gustaría. En mi último paseo por sus patios de ensueño, me dediqué a bajar la cámara al suelo y conseguir con ello un nuevo punto de vista. El problema es que cada año hay más gente y está empezando a ser necesario poder desconectar de los humanos si queremos sentir la magia de estar solos en un sitio así.