El momento postfotográfico

Nos encontramos ante una nueva era de la cultura visual, el momento postfotográfico, caracterizado por la masificación de las imágenes y su fácil circulación y disponibilidad en internet.

La tecnología digital ha provocado fracturas ontológicas en la fotografía pero, al hacerlo, también ha generado profundos cambios en sus valores sociales y funcionales, por el modo en que las imágenes ya forman parte, por completo, de los diferentes ámbitos de nuestra vida. Los artistas postfotográficos subrayan la complejidad de su condición a través del uso de imágenes para acumularlas, re-contextualizarlas, imponer un orden, manipularlas y transformarlas.

El apropiacionismo en el arte lleva implícita una crítica a la autoría y la originalidad, además de poner en duda los procesos institucionales de inserción y definición de las obras artísticas. En este ensayo nos proponemos dar cuenta del estado actual del apropiacionismo fotográfico en el contexto de la web 2.0, en un universo digital lleno de imágenes en el que capturarlas resulta muy fácil. Nada parece estar escrito en esta nueva fotografía, inmersa en la era de los dispositivos móviles y las redes sociales.

Marco de discusión

Joan Fontcuberta (2011) explica que la condición postfotográfica se caracteriza por la proliferación de imágenes en internet, los teléfonos inteligentes y las redes sociales. El mundo como lo conocemos en la actualidad se rige por la instantaneidad y está sujeto a una acelerada globalización digital. Todas las facetas de nuestra vida, desde las relaciones personales a la economía, las comunicaciones o la política, se han visto sacudidas hasta sus cimientos. Por primera vez, somos productores y consumidores de imágenes en una escala exponencial. El resultado de este exceso sin precedentes es un acceso inmediato a las imágenes, pero queda por ver en qué medida esta disponibilidad inmediata y el voyeurismo universal, son a la vez un privilegio y un obstáculo.

Planteamiento postfotográfico

La fotografía, lejos de su muerte, se encuentra más viva que nunca gracias a su rápida adaptación a las tecnologías digitales de la información y la comunicación. Sin embargo, la figura del autor parece tambalearse en este momento postfotográfico debido al aumento del apropiacionismo, la fácil reproductibilidad de las imágenes digitales y las nuevas prescripciones (entendidas como dotaciones de sentido) a partir de imágenes y archivos fotográficos de internet.

En el momento postfotográfico, muchos defienden que el problema no es hacer más fotos, sino darle sentido a las que ya existen, puesto que estamos rodeados por una saturación icónica donde el fotógrafo profesional parece no tener cabida. En este orden de cosas, la condición autoral no está tanto en el hacer como en el prescribir, esto es, en la dotación de un nuevo valor y sentido al conceptualizar algo que ya existía previamente, lo cual adquiere especial relevancia en el contexto de internet.

Una posible hipótesis

La postfotografía no es un género fotográfico, sino un momento irreversible y evolutivo de la fotografía, donde la edición, la reutilización o la apropiación se han convertido en acciones, a menudo necesarias, para producir una nueva imagen. Desde la aparición de la web 2.0, la fotografía ha sufrido una transformación que la lleva a lugares impredecibles, aún desconocidos. En cualquier caso, lejos de estar en peligro de extinción, parece haberse adaptado perfectamente al medio digital, lo que permite que los nuevos artistas de la apropiación y la prescripción hagan un uso indiscriminado de ella.

No se admiten más comentarios